CANCIONES Y POESIAS
[San Antonio y los pajaritos] [San Isidro] [Canción de los Reyes] [La fuente "Antoria"] [Fragmento del pregón de fiestas] [Poesía popular antigua de la Segadora]
SAN ANTONIO Y LOS PAJARITOS
Divino Antonio precioso, 
suplícale al Dios inmenso 
que por tu gracia divina 
alumbre mi entendimiento. 
13 de junio de 1973
Para que mi lengua 
refiera el milagro 
que en el huerto obraste 
de edad de ocho años. 
Desde niño fue nacido 
con mucho temor de Dios, 
de sus padres estimados 
y del mundo admiración. 
Fue caritativo 
y perseguidor 
de todo enemigo 
con mucho rigor.
Su padre era un caballero 
cristiano, honrado y prudente, 
que mantenía su casa 
con el sudor de su frente.
Y tenía un huerto 
donde recogía 
cosechas del fruto 
que el tiempo traía.
Por la mañana un domingo, 
como siempre acostumbraba, 
se marchó su padre a misa, 
cosa que nunca olvidaba. 
Le dijo: Antonio 
ven aquí, hijo amado, 
escucha, que tengo 
que darte un recado. 
Mientras que yo estoy en misa 
gran cuidado has de tener, 
mira que los pajaritos 
todo lo echan a perder. 
Entran en el huerto, 
comen el sembrado, 
por eso te encargo 
que tengas cuidado.
Cuando se ausentó su padre 
y a la iglesia se marchó, 
Antonio quedó cuidando 
y a los pájaros llamó. 
Venid, pajaritos, 
dejad el sembrado, 
que mi padre ha dicho 
que tenga cuidado.
Para que mejor yo pueda 
cumplir con mi obligación, 
voy a encerrar a todos 
dentro de esta habitación. 
A los pajaritos 
entrar les mandaba, 
y ellos muy humildes 
en el cuarto entraban. 
Por aquellas cercanías 
ningún pájaro quedó 
porque todos acudieron 
como Antonio les mandó.
Lleno de alegría 
San Antonio estaba, 
y los pajaritos 
alegres cantaban.
Al ver venir a su padre
luego les mandó callar, 
y llegó su padre a la puerta
y comenzó a preguntar: 
Dime, hijo amado, 
qué tal, Antoñito, 
¿has cuidado bien 
de los pajaritos?. 
El hijo le contestó: 
Padre, no tenga cuidado, 
que para que no hagan mal,
todos los tengo encerrados. 
El padre que vio 
milagro tan grande, 
al señor obispo 
trató de avisarle. 
Acudió el señor obispo 
con grande acompañamiento, 
quedando todos confusos 
al ver tan grande portento. 
Abrieron ventanas, 
puertas a la par, 
por ver si las aves 
se querían marchar. 
Antonio les dijo a todos: 
Señores, nadie se agravie, 
los pájaros no se marchan 
hasta que yo los mande.
Se puso a la puerta 
y les dijo así: 
Vaya, pajaritos, 
ya podéis salir.
Salgan cigüeñas con orden 
águilas, grullas y garzas, 
gavilanes y abutardas, 
lechuzas, mochuelos y grajas.
Salgan las urracas, 
tórtolas, perdices, 
palomas, gorriones 
y las codornices.
Salgan el cuco y el milano, 
burla pastor y andarríos 
canarios y ruiseñores, 
tordos, gafarrón y mirlos. 
Salgan verderones, 
y las corderinas, 
y las cogujadas, 
y las golondrinas.
Al instante que salieron 
todas juntitas se ponen, 
escuchando a San Antonio 
para ver lo que dispone. 
Antonio les dijo: 
No entréis en sembrados, 
marchad por los montes, 
riscos y los prados. 
Al tiempo de alzar el vuelo, 
cantan con dulce alegría, 
despidiéndose de Antonio 
y toda su compañía. 
El señor obispo, 
al ver tal milagro, 
por diversas partes 
mandó publicarlo. 
Árbol de grandiosidades, 
fuente de la caridad, 
depósito de bondades, 
padre de inmensa piedad.
Antonio divino, 
por tu intercesión, 
todos merecemos 
la eterna mansión. 
SAN ISIDRO
San Isidro Labrador
San Isidro Labrador
que en el campo trabajando
se santificó
San Isidro con su oficio honrado 
a los labradores ejemplo les dio 
de que fueran a misa y rosario 
¡ésta sí que es cosecha de un buen labrador!
Labradores, imitemos
a San Isidro Labrador

San Isidro Labrador
San Isidro Labrador
que en el campo trabajando
se santificó

San Isidro con su vida sencilla
santo ejemplo a todos dejó
de piedad, honradez y trabajo
recibe esta herencia ¡oh buen labrador! ...
Labradores, imitemos
a San Isidro Labrador

San Isidro Labrador
San Isidro Labrador
que en el campo trabajando
se santificó

Mientras Isidro visita la iglesia
Dios manda un Ángel que labre la tierra
buscando Isidro la gloria de Dios
de sus enemigos siempre triunfó
Labradores, imitemos
a San Isidro Labrador

San Isidro Labrador
San Isidro Labrador
que en el campo trabajando
se santificó

CANCIÓN DE LOS REYES
Con licencia del Señor 
y la del Sr. Alcalde 
vamos a cantar los Reyes 
sin hacer perjuicio a nadie (bis)
Los Reyes ya son venidos 
los Reyes ya son llegados 
la primer fiesta del año 
que en el reino es celebrada (bis) 
Si se ha de encarnar el verbo 
ha de ser por obra y gracia 
San José bajó a la Virgen 
por una áspera montaña (bis)
Como la nieve era mucha 
como la nieve era tanta 
como la nieve era mucha 
todos los caminos tapa (bis) 
Ya llegaron a un mesón 
donde dentro gente hablaba. 
Dad posada a un pobre viejo 
y a una doncella ocupada (bis) 
Les responde el mesonero 
con la barba toda airada 
gente que no trae moneda 
no se admite en mi posada (bis)
Y siguieron más alante 
y ninguno se la daba 
hasta llegar al portal 
donde dos bestias se hallaban (bis)
Y allí nació el Redentor
entre unas humildes pajas 
la mula se las comía 
la vaca se las alarga (bis)
Por eso maldijo Dios 
el mal producto que daban
Maldecida seas mula 
que de ti coman milanos 
Bendecida seas vaca 
que de ti coman cristianos (bis)
Allá arriba en aquel alto 
hay un castillo pintado 
hay un castillo pintado 
pintado de maravillas (bis) 
No lo pintó carpintero 
ni hombre de carpintería 
que lo pintó Dios del cielo 
para la Virgen María (bis) 
Tiene los cimientos de oro 
armenias de plata fina 
y entre armenia y armenia 
dos mil ángeles había (bis) 
Y en la armenia más alta 
está la Virgen María 
con un niñito en los brazos 
más callarse no podía (bis) 
¿Por qué llora usted mi madre? 
¿Por qué llora madre mía? 
si llora porque he nacido 
ahora mismo moriría (bis)
No lloro por nada de eso 
ni por más que me dirías 
lloro por los pecadores 
cuantos en el mundo había (bis)
Que el infierno ya está lleno 
y la gloria está vacía 
y con esto amén Jesús 
y esta va por despedida (bis) 
Ya nos vamos de esta casa
Dios les dé salud y vida
trigo para todo el año
ver las mil maravillas
Todo cogemos señora 
chorizo, huevos y pan, 
reales y medias pesetas 
mil euros si nos les dan (bis) 
Y a los amos de esta casa 
Dios les de salud y vida 
trigo para todo el año 
y esta va por despedida (bis) 
Y los pastores
llevan un son 
de ver nacer
al niño Dios
LA FUENTE "ANTORIA"
por Alejandro Hortelano Martínez
Viva la fuente Antoria
de la que siempre bebía
cuando venía del campo
la primer parada hacía
Luego bajaba pal pueblo
y entraba en la bodega
allí bebía un buen vino
que me alegraba la vida.
El verano en las eras
allí se estaba trillando
y de este agua tan buena
bebía hasta el ganado.
El agua de esta fuente 
por el arroyo va bajando
y va regando las huertas
que su buen fruto van dando.
Viva la fuente Antoria
de la que siempre bebía
cuando venía del campo
la primer parada hacía.
Luego bajaba pal pueblo
y entraba en la bodega
allí bebía un buen vino
que me alegraba la vida.
En el pueblo hay otra fuente
ésta tiene cuatro caños
donde iban a por agua
las mocitas con el cántaro.
Viva la fuente Antoria
de la que siempre bebía
cuando venía del campo
la primer parada hacía.
Luego bajaba pal pueblo
y entraba en la bodega
allí bebía un buen vino
que me alegraba la vida.
PREGÓN DE FIESTAS (fragmento)
Reina y damas de amor y de belleza,
autoridades de Castrillo, amigos
paisanos de este pueblo que es el mío.
Hoy me tenéis aquí de pregonero
en un jueves de Corpus;
pregonero de fiestas patronales
en una primavera de abundancia
que es una bendición de San Antonio.
Se agolpan los recuerdos y es difícil
hilvanar un pregón sobre algo íntimo.
Si el Santo Taumaturgo me prestara
una porción de su oratoria fértil,
yo cantaría aquí una infancia agreste
de alpargatas de cáñamo y tirantes
colgando por las calles polvorientas;
infancia de escasez y zarzamora
infancia echada a pájaros y nidos,
a juegos infantiles del otoño
- cuadros, tangos, tarús, estroza ropas -
y a devociones en las primaveras,
hay en mis oídos
sones de otros tiempos
de cuerno pastoril, de muletada,
de campanillas en macho delantero,
canciones de vendimia y de rastrojos
y aleluyas de dies ires
llegó la juventud. Amaneceres
tras ensueños de amor y aventura;
bulle la sangre en la apretada vena...
Poesía popular antigua de la Segadora
Tenemos la Diosa Ceres en medio la población
Los forasteros que vienen la miran con atención
Se dicen unos a otros yo no he visto cosa igual 
He corrido toda España y no he podido encontrar
Tiene cuatro caños que son divinos
Y los muchachos dicen mejor sería si fuesen de vino
Y yo les digo ignorantes no digáis eso
Que esos cuatro caños se los debemos al progreso
Al alcalde y la justicia y a todos en general 
Y al señor de Don Abilio que ha dado su capital
Página inicial (antes http://es.geocities.com/castrillodonjuan) http://www.castrillodedonjuan.netai.net/
Espejo de la página (creado el 02/04/2016): http://www.castrillodedonjuan.webege.com/
Castrillo de Don Juan en 
Esta sección (desde la página inicial): CASTRILLO / CANCIONES Y POESÍAS
© Los autores: Mari Paz Hortelano Gómez e Iñaki Carrascal Mozo ©
Castrillo de Don Juan. Palencia. (España) 
Correo electrónico: castrillodonjuan@gmail.com
En la red desde el 15/03/1998 - Última modificación: 23/08/2016