José Miguel Bombín Benito

José Miguel, ... 45 años,
un hombre joven responsable, trabajador,
cumplidor de la palabra dada;
y una vida truncada en plena madurez;

Una vida dedicada al trabajo,
un profesional de primera categoría,
reconocido por las empresas
a las que prestaba sus servicios.
Viajes laborales frecuentes,
largas estancias en lejanos destinos:
Hacía las cosas bien.

Gran amigo de sus amigos,
elemento insustituible en su cuadrilla.
Un buen hijo de sus aitas,
un buen hermano de sus hermanos;
durante el último año se dejó cuidar:
Tenía una hermana-ángel de su guarda
que supo estar con él, ... hasta el final.

José Miguel, ahí descansas,
cerca de tus aitas y hermano,
en la parte de encima de la casa,
tu casa, la casa del sol;
para que no les olvides,
para que no te olviden.

Adiós, José Miguel;
No, adiós no; hasta siempre.
Que siempre estarás en los corazones
de tu ama, de tu aita,
de tu hermano, de tu hermana,
de tus tantos familiares y amigos